Archive Page 2

Mayonesa Casera

Esta es una buena receta para tener a mano:

Ingredientes:

  • Dos huevos
  • Medio litro de aceite
  • Jugo de un limón
  • Sal y pimienta recién molida; opcional semillas de mostaza molida.

La forma más rápida es poder hacerla directamente en un frasco, así que lo ideal es encontrar un frasco de vidrio donde entre la batidora. Batir los huevos, agregando de a poco el aceite, mezclándolos despacio hasta que empiece a espesar. Cuando está precisamente a “punto mayonesa”, se agregan el limón y los condimentos. Poner en heladera unas horas, y VOILA!

Anuncios

TOQUE ALEMAN SIN GLUTEN SIN CASEINA

Paola es la Doña Petrona de la cocina SG/SC y yo hago de Juanita, pero en este caso, no quise quedarme sólo como el hacedor de asados (que también son aptos SG y SC) y transformé una de las recetas clásicas de mi infancia en una opción muy rica y totalmente permitida.

Esta es una receta clásica alemana y como todo clásico.. debe tener miles de versiones. Según la de mi casa… se llama KARTOFFELNPUFFEL (eh…. bueno… pronúncienlo como les salga) pero le pueden decir.. tortillitas de papa. Son como tortillas pero más ricas y más divertidas e ideales para ser base de muchas propuestas.

Es bien fácil y como viene de mi historia.. la receta tiene mucho de “a ojo”.

Se rallan 2 papas grandes en el ojo grande del rallador. El resultado.. va a ser una especie de queso rallado del grande pero ensopado en jugo de papa. Bien. es importante quitar el líquido, porque va a hacer que la masa sea muy blanda y que cueste manejarla en la sartén. Se pone en un bowl y se agrega un huevo y una media taza de harina de tres mezclas. La cantidad… es a ojo..  pero no demasiada harina..tiene que quedar amasable y no como una masa de pizza.. sino como hojuelas de papa pegoteadas. Sal y pimienta en la mezcla a gusto del que deberá comerlas!

Después vamos a una sarten bien caliente (con un poquito de aceite para que FS no se exceda en las consideraciones de atributos de sanidad de los alimentos). Se pone una cantidad de la masa en la sartén y se la aplasta para hacerla finita. El tamaño es a gusto.. desde un gran panquecón del tamaño de toda la sartén hasta pequeñas tortillitas del tamaño de un puño.

Se los dora bieeen doraditos de los dos lados y ya están listos.

Se puede poner arriba una feta de jamón o sino quedan riquísimos con salmón ahumado (para el que se anime y le dé el bolsillo)

Espero que les guste!

Diego.

¡Se vienen los ñoquis del 29!

Tenía tantas ganas de comer un goulash!!!  Pero … no de cocinarlo, así que de pura fiaca, me quedé por la mitad, busqué la canaletita de madera, y allí bailaron de a uno los improvisados ñoquis, mientras me acordaba cómo me retaba mi nonna a puro cocoliche cuando con mis dedos infantiles toscos hacía mucha fuerza al hacerlos rodar, y en vez de canaletearlos, los destruía y le “hacía perder el tiempo”… La sentía mirarme hacerlos rapidísimo, y no solo eso, sino que mi corazón le decía: ¿viste? ¿viste como giran? ¿y viste que además los hice con dos harinas?”  Y entre tanto pensamiento y diálogo con mi nonna cocinera, los chicos me sorprendieron con las manos en la masa:

       En mi casa, bien tana, nunca faltaron los ñoquis del 29. Por supuesto con un billete debajo del plato para fortuna y prosperidad. Mi abuela no hacía ñoquis de papa, porque eran muy “pesados”, los hacía de ricota. Dicen que la tradición de servir ñoquis los días 29 viene del siglo VIII, por un milagro de San Pantaleón (junto con San Marcos, patrono de Venecia) que tuvo lugar un 29, pero  la tradición bien local dice que para el 29 ya no tenemos nada en la alacena (o los bolsillos), así que hay que arreglárselas con harina y agua (el “ñoqui de pobre”). 

En mi caso fue más bien la combinación de esto último, el poco tiempo, y el arte de reciclar, porque la idea de los ñoquis surgió porque eran las ocho de la noche, la niñera no había preparado nada para cuando llegué, y solo quedaban unas papas al horno del día anterior, un poquito de tuco con carne, y los súper básicos. Paso a contar lo que hice bien express:

1- Reciclé las papas con la mini pimer, haciendo un puré, condimentado según el gusto de los chicos (sal, nuez moscada, margarina)

2- Le agregué un huevo batido (esto es opcional, se agrega en todo caso un poquito más de harina de mandioca y agua)

3- Le fui incorporando harina de arroz y harina de mandioca (más de mandioca, pero no mucha, más o menos igual cantidad de cada una) hasta hacer una masa.

4- Formé los cilindros, corté los ñoquis. (hasta acá para el goulash- pero me arrepentí sobre la marcha, era tarde…). Los pasé por la canaleta de madera. Si no tienen la maderita acanalada, se puede usar un tenedor.

5- Hervirlos. Como toda pasta, está lista cuando “sube”.

6- Serví con margarina (y queso) para Sofi: 

                                y con una salsita de carne para Fran (otro reciclado):

Por supuesto, Fran quería queso rallado también, pero pobre, solo le doy sésamo ralladito con un poco de sal, poquito, pero visualmente pasa. Y bue… igual: apenas comió. Una vez más verifiqué que solo le gustan los espaguetis. Ah eso sí, la salsa estaba “deliciosa, mami”... grrrr.  Ya confirmé que lo que a él no le va es la consistencia de las pastas, excepto los fideos “largos”, “duritos” y “finos”. Es un tema sensorial que nada tiene que ver con el sabor, el aroma o la presentación.

Pobre… me mira con mucho amor, pero sus ojitos traducen un: “para esta porquerí@ tanto tiempo cocinando, mami!” Por suerte tengo a la divinura de Sofi que siempre está copadísima con los inventos culinarios, y repite!

Pero no me doy por vencida. Así que, pronto se vendrá una versión “galletitas” de estos ñoquis, los voy a hacer en el horno. Eso le va a cambiar la consistencia.

Eso sí. Ñoquis o no, el próximo 29: Va el billetito debajo del plato!

Las galletitas del versito

Domingo… sí, claro, domingo dice tu cuerpo, con ganas de remolonear, porque, precisamente: ES DOMINGO. Pero tu casa ya está alborotada, porque el reloj biológico de los chicos no se frena en las intelectualidades del remoloneo. Y sabiamente decís, bueno, les doy el desayuno, y me meto en la cama un rato más…. ilusa de vos, ilusa de vos. Después del desayuno, la almohada ya se olvidó de por dónde iba tu hermoso sueño, así que ya no vale la pena insistir con esa relación…!

Está fresquito, primaveral, y Fran, no toma leche. Ni té. Y Sofi quiere té con leche. Pero está fresco para que tome un “jugo de la heladera”, y esa tos… me dije: tengo que intentar que tome un tecito con unas galles. Comparto:

– No querés un té?

– un .. ¿¿TEE??

– Sí. Un té es… (y pienso, pienso pienso, cómo explicarle, o más bien, cómo “venderle”, pero ansioso me interrumpe)

– ¡Decime, decime!

– Bueno, un té, es … como un juguito caliente. ¿Querés juguito de manzana caliente?

Y  Sofi, hermana genial, pone vocecita infantilmente seductora y le repite:

– Es un juguito caliente- ¿querés juguito caliente?

– Bueno, sí. Está bien. Quiero juguito caliente.

Y allí nomás (previo pensamiento de amor a mi hija por hacerme pata) preparé un té de manzana – con dos saquitos, para que tuviera buen gusto a manzana – y una cucharadita de stevia.  Y lo acompañé con pepas de membrillo, que tenía en el tarro de la alacena, y que merecen mención aparte.

El te de manzana funcionó muy bien. En cuanto a las pepas, fueron hechas POR SOFIA con asistencia de la niñera. Y esto es MUY IMPORTANTE: que el resto de la familia también sepa cocinar sin gluten y sin caseína. ¿Y porqué lo hicieron ellas?  Me harté de que vean televisión sin parar hasta que yo vuelvo de trabajar, por lo que me convertí en dueña y señora de la conexión de la antena. Y ante el aburrimiento, mi hija siempre recuerda mi voz de madre “pesada”: “leé un libro, cociná algo… “, y se ve que dio resultado. Optó por cocinar. Hizo la receta del “3-2-1” que le enseñé sobre la base de las butter cookies, pero con stevia, y ella misma decidió cortar flores. La receta fue simplificada, y acá va mi enseñanza maternal:

Para hacer galletitas de memoria, acordarse de la fórmula “3-2-1”, y el versito:

“TRES TAZAS DE TRES HARINAS

DOSCIENTOS GRAMOS DE MARGARINA

UNA DE AZUCAR, Y UN HUEVO BATIDO

O LOS REEMPLAZO,  TOTAL MEZCLO Y  AMASO

Y EN 15 DE HORNO YA ESTÁ COCIDO”

Y seguidamente va el análisis literario:

* 3 tazas de 3 harinas

* 2 cientos grs de margarina

* 1 huevo (o simil huevo) – * 1 taza de azúcar (o equivalente stevia: yo le pongo 8 cucharaditas).

Y la preparación va por la fórmula “1-2-3”:

1) Mezclo los Nº 1 y bato hasta formar globitos.

2) Le agrego el Nº 2, y bato devuelta.

3) Le agrego el Nº 3, y formo la masa, y las bolitas, o extiendo en mesa, y uso cortapastas.

y el horno, como siempre, primero 15 minutos tranquilos, y el resto, a ojo.


Y como diría Soldán: “Feliz Domingo para todossss !!”

¿Hamburguesas o Feijoada?

Las hamburguesas son de carne, no nos engañemos… ni nosotros lo creemos! Pero bueno, había que intentarlo, y lo seguiremos intentando.

Como no había porotos aduki, de la receta de Angelita, las hice con porotos negros, y bueno, fue rico para el resto de la familia. Pero Fran, no las comió ni a palos. La próxima voy a intentar consiguiendo los porotos aduki. Y ANTE TODO, voy a seguir un reciente consejo: volver y volver a ofrecer varias veces el mismo plato. También voy a intentar con una mezcla mucho más homogénea. Porque para mí, falló un poquitín lo visual, el puré no me salió tan tan bien, y Fran se dio cuenta que eran porotos.

Repaso la receta:

1- Hacer un puré con porotos (2 tazas)

2- Hacer un puré con arroz (1 taza)

3- Mezclar los purés con aceite, condimentos y 1/2 taza de harina de mandioca.

4- Hacer los bollitos y las hamburguesas, sea aplastándolas con las manos humedecidas, o bien con un moldecito “hacedor de hamburguesas”. Yo tengo uno de éstos y está bueno para mantener la forma.

5- Horno fuerte, un ratito para gratinar nomás. A ojo.

VOY A VOLVER A INTENTAR!

TORTA DE MEMBRILLO SIN HUEVO

En un día lluvioso, de esos de estar adentro calentitos, me tocó cumplir años. Siendo las nueve y media de la noche, y estando reunidos mis cuñados, mis sobrinos, y mis niños – mi esposo dice “falta una torta de cumple no?” y no solo era verdad, era un HORROR, todo cerrado, imposible comprar el famoso “pastel de cumpleaños”! qué hacer… los niños esperan que su madre (la tía) apague las velitas… y esta madre (tía) piensa que: (1) tiene que ser sin gluten y sin caseína, (2) a dos de los presentes, no les gusta el chocolate; (3) queda un solo huevo en la heladera; (4) ya está por llegar la comida, y no da para hacer una torta que demore una hora de horno…

OH NO!!! Y AHORA QUIEN PODRA DEFENDERME???

Bueno, como el Chapulín no iba a venir, me puse el delantal y cociné DOS TORTAS PEQUEÑAS EXPRESS

1) TORTA DE CHOCOLATE: Sobre la base de la receta de brownies: Mezclar en un bol mezcla de tres harinas (a ojo), un huevo batido, 8 cucharaditas de stevia, una cucharadita de bicarbonato, y mezclar 250 grs. de chocolate permitido, derretido con bastante margarina, agregar agua si necesario. Todo va a una tarterita aceitada y enharinada, 15 minutos de horno (seguro, y luego ir controlando máximo 20). Decoración con lo que haya: yo cubri con Kero y granas, porque a ésta le puse la velita de cumple.

2) TORTA DE MEMBRILLO SIN HUEVO

Mezclar a ojo en un bol, puré de papas en copos, mezcla de tres harinas, 8 cucharaditas de stevia, bicarbonato, y bastante chuño. Ajustar la masa agregando aceite y agua. Cortar dulce de membrillo en daditos y mezclar en la masa. Distribuir la masa en una tarterita aceitada y enharinada, y pintarla con dulce de membrillo diluido. Igual que la otra torta, horno 15 minutos (luego ir controlando máximo 20).

Esta torta fue mi regalo sorpresa de cumpleaños. Hecha con amor para dos de mis sobrinos que detestan el chocolate, para mi ahijadito y mi hijo que tienen que comer sin gluten y sin caseína, para mi familia, que no se quedara sin cantarme un feliz cumple por falta de “pastel”. Las dos tortas resueltas en media hora, sobre la marcha de la noche, con todo mi corazón. Qué inmensa alegría sentí al compartir algo rico, y ver los cachetes levantados, los ojitos brillantes. No puedo pensar en un regalo mejor.

AL MAL TIEMPO: RICA SOPA

Hola a todos!

Qué tremenda sudestada estos días! Cómo se vino el frío otra vez, con este invierno que no quiere darle paso del todo a la primavera… Ganas de quedarse en casa y comer un rico guiso de lentejas, pero… a Fran no le gustan las lentejas!!! Y qué fiaca hacer dos comidas! Y además… Sofi y yo queremos lentejas!!!!!!

Para gusto de todos, hicimos juntos una sopa de quinoa, con dos variantes: mi hija y yo le agregamos lentejas, y nos sacamos el gusto, y Fran, disfrutó lo más parecido a una sopita de municiones: sopa de quinoa.

Como siempre: SIMPLE, SIMPLE, SIMPLE. Si no, no pasa por todos los peajes previos de la comida de nuestros hijos (color, olor, textura, sabor).

PREPARACION BASE DE LA QUINOA: Para que no sea amarga, hay que remojar la quinoa varias veces en agua fría, y colarla. Así se elimina el sabor amargo. Calcular 3 tazas de agua por 1 de quinoa. Cuando hierve el agua, se la echa en forma de lluvia, y se cocina a prox. 10-15 minutos.  

Aparte, rehogar en un poquito de aceite una cebolla cortada/picada, (opcional -un diente de ajo picado) y saltar/cocinar carne troceada o picada (puede ser pollo). Agregar opcionalmente tomates cortaditos (o salsa de tomate). Cuando está listo agregar la quinoa cocida (en este caso, agregué lentejas también, porque teníamos antojo). Hacerla màs o menos espesa, agregando agua. Condimentar a gusto. Sugiero con pimienta, ají molido, comino y sal. Por mi parte, le agregué salsa tabasco, y se nos fue el frío a todos! (pero no puse condimentos  en la versión de Fran – solo sal).

Estas burbujitas están deliciosas...”

Seguro que esta sopa le gustaría también a Mafalda!




Categorías

Escribe tu e-mail para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 111 seguidores

  • 131,604 amigos nos visitaron