¡Se vienen los ñoquis del 29!

Tenía tantas ganas de comer un goulash!!!  Pero … no de cocinarlo, así que de pura fiaca, me quedé por la mitad, busqué la canaletita de madera, y allí bailaron de a uno los improvisados ñoquis, mientras me acordaba cómo me retaba mi nonna a puro cocoliche cuando con mis dedos infantiles toscos hacía mucha fuerza al hacerlos rodar, y en vez de canaletearlos, los destruía y le “hacía perder el tiempo”… La sentía mirarme hacerlos rapidísimo, y no solo eso, sino que mi corazón le decía: ¿viste? ¿viste como giran? ¿y viste que además los hice con dos harinas?”  Y entre tanto pensamiento y diálogo con mi nonna cocinera, los chicos me sorprendieron con las manos en la masa:

       En mi casa, bien tana, nunca faltaron los ñoquis del 29. Por supuesto con un billete debajo del plato para fortuna y prosperidad. Mi abuela no hacía ñoquis de papa, porque eran muy “pesados”, los hacía de ricota. Dicen que la tradición de servir ñoquis los días 29 viene del siglo VIII, por un milagro de San Pantaleón (junto con San Marcos, patrono de Venecia) que tuvo lugar un 29, pero  la tradición bien local dice que para el 29 ya no tenemos nada en la alacena (o los bolsillos), así que hay que arreglárselas con harina y agua (el “ñoqui de pobre”). 

En mi caso fue más bien la combinación de esto último, el poco tiempo, y el arte de reciclar, porque la idea de los ñoquis surgió porque eran las ocho de la noche, la niñera no había preparado nada para cuando llegué, y solo quedaban unas papas al horno del día anterior, un poquito de tuco con carne, y los súper básicos. Paso a contar lo que hice bien express:

1- Reciclé las papas con la mini pimer, haciendo un puré, condimentado según el gusto de los chicos (sal, nuez moscada, margarina)

2- Le agregué un huevo batido (esto es opcional, se agrega en todo caso un poquito más de harina de mandioca y agua)

3- Le fui incorporando harina de arroz y harina de mandioca (más de mandioca, pero no mucha, más o menos igual cantidad de cada una) hasta hacer una masa.

4- Formé los cilindros, corté los ñoquis. (hasta acá para el goulash- pero me arrepentí sobre la marcha, era tarde…). Los pasé por la canaleta de madera. Si no tienen la maderita acanalada, se puede usar un tenedor.

5- Hervirlos. Como toda pasta, está lista cuando “sube”.

6- Serví con margarina (y queso) para Sofi: 

                                y con una salsita de carne para Fran (otro reciclado):

Por supuesto, Fran quería queso rallado también, pero pobre, solo le doy sésamo ralladito con un poco de sal, poquito, pero visualmente pasa. Y bue… igual: apenas comió. Una vez más verifiqué que solo le gustan los espaguetis. Ah eso sí, la salsa estaba “deliciosa, mami”... grrrr.  Ya confirmé que lo que a él no le va es la consistencia de las pastas, excepto los fideos “largos”, “duritos” y “finos”. Es un tema sensorial que nada tiene que ver con el sabor, el aroma o la presentación.

Pobre… me mira con mucho amor, pero sus ojitos traducen un: “para esta porquerí@ tanto tiempo cocinando, mami!” Por suerte tengo a la divinura de Sofi que siempre está copadísima con los inventos culinarios, y repite!

Pero no me doy por vencida. Así que, pronto se vendrá una versión “galletitas” de estos ñoquis, los voy a hacer en el horno. Eso le va a cambiar la consistencia.

Eso sí. Ñoquis o no, el próximo 29: Va el billetito debajo del plato!

Anuncios

5 Responses to “¡Se vienen los ñoquis del 29!”


  1. 1 Fernando Sassone septiembre 28, 2010 de 4:09 am

    Bien, me gustaria probarlos… sugerencia.. no a la margarina, es grasa vegetal hidrogenada, no se digiere y hace mal. Aceite o mateca mejor.

    Como queso, acá estamos usando levadura de cerveza, está buenísima, incluso venden una con “sabor a queso”, pero usamos la natural.

    Besos!

    • 2 dietatgd septiembre 28, 2010 de 2:38 pm

      Gracias Fer! El tema de la manteca es que tiene caseína, y está fuera de la dieta de los chicos. Hay margarinas que no son hidrogenadas, y son las que generalmente usamos. Pero lo del aceite, seguro va mejor. Voy a probar lo de la levadura de cerveza. Las saborizadas no las podemos incluir en la dieta de los chicos, porque tienen “prohibidos los saborizantes! 🙂

  2. 3 mety septiembre 28, 2010 de 12:44 pm

    intento repetir recetas… y para lorenzin también es un tema sensorial con la comidas, por eso le gusta la topa! (sopa)

  3. 5 Labuelagh octubre 31, 2010 de 9:12 pm

    Quiero más recetas para ir probando!
    Aclaración: no sólo las recetas, sino mi integración al mundo blogger.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Categorías

Escribe tu e-mail para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 121 seguidores

  • 148.250 amigos nos visitaron
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: